Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca;
hay que medir, pensar, equilibrar,
y ponerlo todo en marcha.
Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata,
un poco de poeta,
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Grabriel Celaya

 

(Gracias Marta)

Se sociable, comparte...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone