Etiqueta: Community Manager

Desde el corazón. Hasta pronto.

¿somos nosotros los que decidimos lo que hacemos con nuestra vida o es la vida la que decide por nosotros? Los que me conocen saben que no me ha dado miedo coger al vuelo las oportunidades que me han ido surgiendo, tanto a nivel profesional como personal, pero muchas veces he pensado que quizás si hubiera marcado unos objetivos desde el principio y me hubiera mantenido firme en ellos todo habría sido más fácil o por lo menos habría tenido más sentido.

El caso es que no lo hice, y sigo sin hacerlo. Cojo las cosas tal como me vienen. No tengo problemas en terminar con lo que considero que no me conviene. Pero, y si…

¿A qué viene esta reflexión? Pues viene por el hecho de que tengo desde hace ahora un año sentimientos muy encontrados en cuanto a mi profesión. Estudié Informática, llena de posibilidades pero competitiva como pocas profesiones y en la que para ser muy bueno no podías concebir quedarte en una ciudad pequeña como Teruel. Lo intenté en pequeñas empresas pero no salió. Y finalmente me establecí como autónoma, adentrándome en el deslumbrante mundo del marketing. La verdad es que si quitamos lo de trabajar 24/365, el estrés de que la comunicación salga cuando toca y que llegue a quien va dirigida, el papeleo interminable, los impuestos, las cuotas, la inseguridad… me gustaba. Era bonito ver como personas anónimas coincidían con tus publicaciones, diseñar el calendario de actuaciones con los clientes, ver la ilusión con la que te hablan de sus negocios.

Pero, ¿cómo llegué a ser una aspirante a community manager? Pues a través de lo que con los años se ha convertido en mi única constante profesional y lo que realmente me gusta: enseñar. He dado clases de todo (siempre relacionado con la informática) y a todo tipo de alumnos. Empecé hace casi diez años entreteniendo a media docena de críos durante los días en los que habiendo terminado el colegio, sus padres no sabían qué hacer con ellos hasta que cogieran las vacaciones. Fue raro, pero me gustó. Y poco después empezaron los cursos “de verdad”. Y así hasta que hace un año me surgió la posibilidad de SER PROFESORA. Así, a tiempo completo y con mayúsculas. Algo que no esperaba y que tuve que decidir si cogerlo o dejarlo pasar en cuestión de horas. Acepté.

Comunicarles a mis clientes que no iba a poder seguir trabajando con ellos fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer en todo el tiempo que llevo trabajando. No quería hacerlo, pero no podía compatibilizarlo, no me resultaba ético seguir cobrando por un trabajo que sabía que descuidaría tarde o temprano. Y aunque duro, sé que hice bien. Hice las maletas y me fui. Y disfruté siendo profesora.

¿Y ahora qué? Pues ahora, aunque se que tardaré en volver a dar clases, también estoy segura de que lo volveré a hacer. Ahora toca estudiar, invertir mi tiempo en formarme para ser mejor profesora. Sé que la única ganancia que tendré en años será personal, porque invertiré lo que gane en saber más y más, pero lo haré sabiendo que es lo que quiero hacer. Aunque tarde, creo que por fin tengo mi objetivo a largo plazo fijado.

Solo quiero dar las gracias a los que me apoyan haga lo que haga (gracias cariño), a los que me tienen guardado un “te lo dije” (tenías razón mama), a la familia y los amigos (que siempre se preocupan), a los que me dejaron crecer como profesional en los muchos campos en los que he trabajado (compañeros, jefes y clientes) y sobretodo a mis alumnos, pasados y futuros, porque sea cuando sea y como sea, durante lo que dure mi relación con ellos, serán mis chicos (no lo puedo evitar, por grandes que sean). Especial mención al IES Santiago Hérnandez, por acogerme y hacerme sentir como en casa, y devolverme las ganas de ser lo que más me gusta.

Me esperan años complicados, pero espero que con vuestro apoyo y con el objetivo claro, todo sea más sencillo.

A partir de ahora en esta página hablaré de lo que me vaya pasando en este camino nuevo. De educación, de novedades tecnológicas, de innovación… No se si a alguien le interesará, pero es lo que me interesa a mi.

Maria.

Corrigiendo exámenes

Herramientas de una Community Manager: Chrome

logo chromeUna de las cosas a las que te enfrentas cuando decides ser community manager es si serás de una sola empresa o de varias al mismo tiempo. En mi caso, decidí serlo de varias y mantener parte de mi independencia. Pero esto plantea un problema: muchas veces debes mantener abiertas sesiones simultáneas en la misma plataforma con diferentes usuarios. Después de llegar al límite de tener 4 navegadores diferentes instalados (Chrome, Firefox, Internet Explorer y Opera), cada uno con sus peculiaridades, un buen día descubrí los usuarios de Chrome y cambió mi forma de trabajar.

 

Los usuarios de Chrome me permiten tener varias sesiones de Google abiertas al mismo tiempo y así poder trabajar con cada uno de mis clientes sin que se mezclen entre ellos. Me resulta muy cómodo cambiar de uno a otro y es muy práctico mantenerlos separados.

Continuar leyendo

Herramientas de una Community Manager. Archivos: Dropbox

dropbox logoSiguiendo con la recopilación de herramientas que utilizo en mi día a día para poder realizar este trabajo de Community Manager, hoy quiero hablar de una herramienta que hace mucho tiempo que utilizo y que a mi me da muy buenos resultados: Dropbox.

Se trata de un gestor de ficheros o archivos en la nube. Para mi es muy sencillo de utilizar y muy útil por mi manera de trabajar. Utilizo otros servicios que a priori pueden parecer sustitutivos, pero en mi caso cada uno tiene su función.

Continuar leyendo

Herramientas de una Community Manager. Imagen: PicMonkey

logotipo picmonkeyVoy a comenzar una serie de publicaciones en las que comentaré las herramientas que uso día a día para llevar a cabo mi labor de “Community Manager“. No voy a contar lo maravillosas que son, ni las infinitas opciones que tienen y tampoco voy a crear tutoriales. Lo que pretendo es dar a conocer herramientas sencillas con procesos sencillos que a mi me solucionan la papeleta. Pensar que hay ocasiones en las que puedes perder un poco más de tiempo en retocar una imagen, pero la mayoría de las veces lo que quieres es que se vea bien, pese poco, esté bien recortada o unida a otras por necesidad. En ese sentido es esta revisión de herramientas.

Comenzamos.

Continuar leyendo

Reflexión de Christina Aparicio sobre el YO Community Manager

Reflexión de Christina Aparicio sobre el YO Community Manager

Entrada “Mi YO Community Manager” de Christina Aparicio en el blog de Marketing Online y Medios Sociales de los profesores de los cursos de la F. UNED que reflexiona sobre esta profesión

La importancia de la marca personal (parte 2)

women showing a business card without text

Continuando con la última entrada, he seguido reflexionando sobre la importancia de definirse a uno mismo y a su trabajo cuando empiezas a trabajar por tu cuenta y riesgo, lo denominado como marca personal.

  • Un cargo, parece una tontería, pero cuando eres autónomo y tu te lo haces todo, llega el momento de hacerte una tarjeta de visita y ¿quién soy dentro de la “empresa”? ¿Gerente? sí, ¿Director de Compras? también, ¿Director de proyectos? Esa es la idea, en mi caso ¿Community Manager? Todavía no puedo decirlo muy alto. ¿CEO? Es un término “moderno” que está muy de moda últimamente, pero leyendo la definición de la wikipedia la verdad es que no me termina de convencer, director ejecutivo. De momento me dirijo a mi misma y espero no tener que ejecutar a nadie, así que tampoco. Y si no pongo nada. Esa idea también me da vueltas. Simplemente soy Maria Cavero, que tiene un blog que también se llama mariacavero pero punto com, y que si un día esto se convierte en empresa, pues entonces ya veremos lo que soy. Ale, pues sin cargo, al menos en la tarjeta, porque al fin y al cabo, todo lo hago yo.

Pero entonces, tendré que poner a que se dedica mi “empresa”, porque ahora mismo no hay nada que indique lo que hago. Y realmente ¿a qué me dedico? Otro punto importante, si no el que más, dentro de definir una marca, ya sea marca personal o no.

Pues me dedico a asesorar a empresas para que mejoren su presencia en Internet, “Asesoría en Social Media”, podría ser. Asesorar asesoro, eso esta bien. Y Social Media, queda mejor que Medios Sociales y deja un poco a un lado el término tan banal de Redes Sociales. Creo que puede valer. Ahora la gran cuestión, ¿hago referencia al término Community Manager? Es tentador, definirte mediante un término que está de moda, que la gente iniciada reconoce, y a los no iniciados es lo que les han dicho que necesitan, pero no estoy segura de que esa sea mi meta. Quiero decir, creo que haré ese trabajo para algunos clientes, de hecho ya lo estoy haciendo, pero mi meta es crear Community Managers dentro de las empresas.

Conclusión, creo que tengo por dónde empezar:

Maria Cavero
www.mariacavero.com
Asesoría en Social Media
648 60 17 09

A su disposición para ayudar a su empresa a que más gente conozca sus productos o servicios y lo bien que trata a sus clientes y a los que lo serán en un futuro.

Seguramente en un futuro tendré que replantearme muchas de estas decisiones que estoy tomando ahora sobre mi marca personal, pero por algún sitio hay que empezar. Ahora solo espero que el feedback de la gente que pueda estar interesada en mis servicios me ayude a definirme mejor y lo más importante, espero que quien me quiera encontrar me encuentre.

(Imágenes vía http://www.freedigitalphotos.net)

 

Edito: Ya las tengo!!!

 

mariacavero.com

¿De qué escribir cuando todavía no te consideras experto en nada?

Quiero ser community manager. No es algo que decides de un día para otro, soy informática y como tal me crea curiosidad toda nueva herramienta que creo puede ayudarme en un momento dado. Cree mi cuenta en Facebook cuando todos tenían MySpace o Fotolog, estuve mucho tiempo “sola” en Twitter (mis seguidores y personas a las que yo seguía fueron durante mucho tiempo gente no conocida), creé mi perfil en LinkedIn cuando nadie de mi entorno sabía lo que era y con 12 años gané un concurso de la Cadena Ser de redacción de cuentos de navidad. Eso es más que suficiente, ¿o no?

 

– Claro que si hija (me dice mi madre) si a ti siempre se te ha dado muy bien escribir, y te encanta hablar.

 

Y me ha gustado, pero cuando te planteas hacer de esto tu forma de vida te empiezan a asaltar las dudas y las angustias. ¿Será suficiente lo que sé y mis destrezas para hacerme profesional?

community manager

La respuesta es clara: No. No es que haya perdido la esperanza, es que estoy en el proceso de asumir que nunca seré experta en todo, porque no se puede. Pero puedo intentar ayudar a gente que es menos experta que yo. Problema: conocimientos.

¿Qué conocimientos y habilidades necesita tener un Community Manager (nunca me ha gustado este término, pero es el que la gente comienza a reconocer)? Haremos una lista:

  • Facilidad en el uso de nuevas herramientas informáticas: lo tengo.

  • ¿Algo de programación? Puede venir bien: lo tengo.

  • Marketing, esto ya es otro tema. Aunque de forma autodidacta y aplicando el sentido común pude dar los primeros pasos, lo primero fue buscar formación en este campo.

  • Trato con el cliente, por suerte cuento con una buena educación y mis años en trabajos anteriores me han enseñado a tratar con la gente.

  • Organización: con el tiempo te das cuenta que una buena planificación y organización del trabajo es imprescindible en este trabajo. Lo intento, día a día, con todo mi ser. Y lo estoy consiguiendo.

  • Marca personal: aquí es donde la matan. Crear perfiles en redes sociales, compartir publicaciones de las decenas de blogs de referencia que sigo, hacerse un nombre de forma local… eso es una cosa, pero escribir sobre temas de los que creo que nunca podré decir que soy experta para que los lea todo el mundo (o que estén disponibles para que los lea todo el mundo, aunque luego los lean cuatro gatos). Eso ya es otro tema. Y todo esto culmina en la recomendación que te hacen todos los que ya son “expertos”: tienes que tener un blog.

 

Estoy de acuerdo, es importante tener presencia en Internet, en tu campo, en tus dominios, y un blog es una de las mejores herramientas que te permiten hacer esto. Pero para tener un blog es necesario escribir en él, y cuando aún no sabes lo suficiente ¿de qué escribes?

Pues de ti misma y de cómo te va. De qué sino. Voy a tratar de escribir de mis aciertos, pero sobre todo de mis errores, de las relaciones con los clientes, de las ideas (aunque se queden en el tintero), de los métodos, de las novedades… de lo que pueda. Pero de algo hay que escribir. Y si con ello consigo que alguien no cometa los mismos errores, ya puedo decir que mi trabajo merece la pena.

Y tu, ¿tienes un blog? ¿qué dudas te asaltaron cuando comenzaste?